La muerte es vista como permanencia y renovación – Casa Boutique Hokhmah

Casa Boutique Hokhmah

Un lugar en medio de la selva en donde quieres estar.

     

En Yucatán, la muerte es vista como permanencia y renovación. Todos sabemos que la cargamos, desde que salimos de casa, como una compañera de jornada, y no por ello somos fatalistas porque el maya yucateco sabe disfrutar la vida también, prueba de ello son las fiestas patronales o la celebración de una cosecha. Vida y muerte están unidos en nuestro pensamiento cotidiano.
¿Oiga pero sabía usted cómo se preparaba la mesa, mucho tiempo después de la conquista, cuando ya se dejaban ver los rastros de la evangelización en los altares mayas?
En cada casa se improvisaba un altar en el que se ponía una cruz verde, simbolizando el “Ya’axche” ‘; una vela encendida, cuatro “jícaras” de “atole” nuevo (bebida de masa de maíz), una en cada esquina del altar, y una quinta en el centro, que representa los puntos cardinales y la ceiba.
También disponemos de siete montones de tortillas trece cada uno, que recuerdan los números del calendario “Tsol k’iin”; y cuatro recipientes con carne de puerco o pavo guisados ​​en achiote (Bixa Orellana) o en chilmole.
Y como en otras ceremonias, en total se procuraba colocar en el altar veintidós ofrendas en honor a los 13 dioses del “Óoxlajuntik’uj” y a los nueve del “Bolontik’uj”.
La celebración consiste en agasajar con comida, bebida y rezos a las almas de los familiares y amigos fallecidos; el primer día a los niños y el segundo día a los adultos.

Escrito por Emilio el 22/10/2019 Categorías: Aventuras

Bienvenido a Hokhmah, deja tu contacto y te contactamos pronto.
Open chat